Snapchat como evidencia en la corte

En los últimos años, Snapchat se ha convertido en una de las aplicaciones de mensajería más populares del mercado actual, especialmente entre los jóvenes. Para los usuarios de teléfonos inteligentes, esta aplicación proporciona un medio para la mensajería creativa que permite a los remitentes tomar una foto, agregar una leyenda, crear o agregar efectos gráficos y luego enviarla a sus amigos y familiares. Lo mejor de todo es que esos destinatarios solo pueden ver el “snap” durante diez segundos, después de lo cual el mensaje simplemente desaparece.

Por supuesto, eso ha llevado a muchas personas a creer que su aplicación Snapchat les otorga una licencia para enviar fotos, videos y mensajes sin temor a que el contenido sea leído por otra persona que no sea el usuario. La mayoría asume que la “evidencia” de Snapchat desaparece por completo después de ese breve periodo de visualización. Están equivocados, por supuesto, y eso puede llevar a algunos resultados inesperados en situaciones en las que están involucradas las fuerzas del orden y los tribunales.

Las Redes Sociales Como Evidencia

Para comprender por qué Snapchat se ha convertido en una fuente importante de evidencia, es útil comprender primero que todas las redes sociales están sujetas a dicho uso. Por ejemplo, las publicaciones de Facebook se han utilizado en la configuración de las salas de audiencias durante varios años. Según la Academia Estadounidense de Abogados Matrimoniales, más de ocho de cada diez abogados de divorcio dicen que se han basado en la evidencia de las redes sociales en sus casos. Al principio, esos casos tendían a basarse en pruebas de plataformas como Facebook y Twitter, pero aplicaciones como Snapchat ahora presentan otra oportunidad para los investigadores.

Snapchat ha superado a Twitter en términos de usuarios activos diarios, con 210 millones de usuarios enviando y recibiendo mensajes activamente con la aplicación. Eso se consideró un logro importante en ese momento desde que se lanzó Twitter hace una década, aproximadamente seis años antes de que apareciera Snapchat. Y si bien la aplicación fue inicialmente un motivo de preocupación debido a que los adolescentes la usaban para enviar mensajes de texto, hoy ha crecido en aceptación hasta el punto en que incluso los adultos la usan para enviar mensajes, fotos e incluso transferir dinero.

En su mayor parte, todo eso es bastante inofensivo y pocas personas tienen preocupaciones reales sobre las aplicaciones de mensajería que fomentan una mayor interacción social. Sin embargo, existe un problema potencial que todos los usuarios de Snapchat deben reconocer: la aplicación no representa una oportunidad para destruir evidencia como algunas personas podrían creer. De hecho, un examinador forense informó hace solo tres años que había utilizado con éxito software forense para recuperar fotos de Snapchat desde un teléfono inteligente Android, y que el proceso era relativamente simple.

También es importante saber que Snapchat mismo guarda cierta información, incluyendo los metadatos relacionados con las instantáneas que los usuarios han enviado, pero no el contenido de esos mensajes. En la Guía para el cumplimiento de la ley de la empresa, Snapchat describe el proceso por el que deben pasar los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para obtener la información de la cuenta del usuario, incluyendo las citaciones, órdenes de registro y otras órdenes judiciales. La conclusión es que los detalles de los usuarios y los historiales de mensajes podrían estar abiertos a la inspección policial porque la política oficial de la empresa es cooperar con esas solicitudes cuando se cumplen ciertos requisitos.

Cómo Se Utiliza Snapchat Como Evidencia

A principios de 2016, dos personas fueron declaradas culpables de agresión sexual basándose, en parte, en la evidencia de Snapchat. Los delincuentes grabaron el crimen en video y enviaron ese video al menos a un amigo, quien luego tomó capturas de pantalla y llamó a la policía. Esas capturas de pantalla se presentaron más tarde al jurado como prueba y tuvieron el tipo de impacto que cualquier persona razonable esperaría. El año pasado, la policía pudo usar una captura de pantalla de una instantánea enviada por un adolescente que se tomó una foto posando con su víctima de asesinato de dieciséis años para finalmente obtener una confesión del presunto delincuente.

A medida que las fuerzas del orden público se vuelven más conscientes del potencial para obtener pruebas capturadas a través de la actividad de Snapchat, es casi seguro que podemos esperar que este tipo de informes se vuelvan más comunes. Y si bien puede parecer extraño pensar que los delincuentes son lo suficientemente tontos como para enviar pruebas en video o fotográficas de sus irregularidades, en realidad sucede con más frecuencia de lo que la mayoría de la gente piensa.

Lo Que Significa Para Usted

En primer lugar, aclaremos una cosa: usted no debe participar en actividades delictivas. Eso es un hecho. Sin embargo, es de vital importancia reconocer que los juicios penales no son el único lugar donde este tipo de evidencia podría perjudicarlo. La evidencia de Snapchat también podría ser perjudicial en varios tipos de demandas, como en los casos de divorcio que mencionamos anteriormente. Si, por ejemplo, se lesionó en un accidente, incluso una instantánea aparentemente inocente con un amigo tiene el potencial de perseguirlo en los procedimientos de conciliación o en el juicio.

Si bien podría pensar que una foto de Snapchat de usted sonriendo en el parque es completamente inofensiva, un buen abogado defensor podría usar esa imagen para convencer a un jurado de que su vida no se ha visto realmente afectada por sus lesiones.

Para evitar ese tipo de problema, recomendamos algunas cosas simples a cualquier persona que busque una compensación por una lesión o que esté comprometida con los tribunales:

  • Evite Snapchat durante cualquier proceso de investigación o juicio. Punto.
  • De hecho, deje las redes sociales por completo, al menos hasta que su caso se haya resuelto.
  • Si debe utilizar las redes sociales, piense antes de publicar. Pregúntese “¿cómo podría esta foto y este mensaje ser usados en mi contra por alguien que quería hacerme daño o hacerme quedar mal?”

Asuma siempre que todo lo que haga eventualmente será conocido. Lo más probable es que se pruebe que la suposición es correcta nueve de cada diez veces.

Por encima de todas las cosas, comuníquese con un abogado para asegurarse de que su estrategia para lidiar con cualquier lesión personal u otro asunto judicial sea acertada. Un buen abogado de lesiones personales puede revisar los hechos que rodean su caso y ayudarle a evitar muchas de las trampas más comunes que pueden llevar a consecuencias negativas imprevistas. Al final del día, Snapchat es como los otros tipo de redes sociales y formas de comunicación electrónica, puede tener un impacto positivo o negativo en su vida. Depende de usted asegurarse de que su uso de Snapchat no lo deje expuesto a daños futuros.

About the Author

With over 100 years of combined experience among the legal team of Herrman & Herrman, P.L.L.C., our Texas personal attorneys have successfully resolved over 20,000 cases. When representing injured Texas residents, we fight for justice against wrongdoing and aggressively pursue the best resolution to complex personal injury claims. Start down the road to recovery by contacting us for a free initial consultation and case evaluation.

LIVE CHAT