Entendiendo la culpa en las demandas de accidentes de tránsito

El estado de Texas se basa fuertemente en la determinación de la culpa para resolver los casos de lesiones personales. Esto significa que si en un accidente de carro alguien sufrió una lesión física o hubo un daño a la propiedad, la persona que provocó el accidente será responsable por los daños del individuo que no causó el accidente.

Existen muchos factores que inciden en la culpabilidad, incluyendo la prueba de la culpa, cómo puede dividirse la culpa entre las partes y cómo ciertas declaraciones pueden afectar negativamente las oportunidades de una persona de recibir una compensación por los daños.

Demostrar la Culpabilidad en Accidentes de Auto

Para tener éxito al probar de quién es la culpa, el o la demandante necesita tener una evidencia firme que apoye la acusación de que el otro conductor causó el accidente.

Una de las evidencias más fuertes que pueden ayudar a producir esta prueba es un informe policial. Aunque la policía no asiste en todos los accidentes, sí lo hace en aquellos donde se reportó alguna lesión física. De hecho, debe elaborarse un informe policial dentro de los diez días siguientes a un accidente si una de las partes involucradas sufrió lesiones corporales.

Los oficiales de policía están entrenados para revisar la escena del accidente, recolectar toda la información necesaria y hacer determinaciones preliminares con relación a los hechos ocurridos y qué parte pudiera ser la culpable. Muchas compañías aseguradoras confían plenamente en estos informes al momento de tomar decisiones sobre los reclamos.

Además, estos informes ayudan a obtener los nombres e información de contacto de individuos que hayan sido testigos del accidente, y las declaraciones de testigos son extremadamente importantes para establecer la culpabilidad en un accidente de tránsito.

También ayuda el tomar fotografías de la escena del accidente y de los daños al vehículo tan pronto como ocurre el incidente. No asuma que las fotos que tome el agente policial serán suficientes para probar su demanda. Si el reclamo va a juicio, la evidencia fotográfica puede ser muy convincente para probarla culpa ante un jurado.

Si la parte demandante sufrió lesiones corporales en el accidente, los informes médicos serán importantes para probar la demanda. Es importante que la persona lesionada guarde cuidadosamente todos los informes de todas sus visitas al médico y registre que tipo de medicamentos y que tratamientos le fueron recetados, así como las razones por las cuales se realizó dicha receta. Asegúrese de tener copias de todos los informes médicos, puesto que solicitar copias de estos en una fecha posterior puede ser, de hecho, bastante costoso.

Si la persona demandante considera que en su demanda puede exigir compensación por dolor y sufrimiento, también es importante que registre en una agenda diaria cómo se siente, cómo ha cambiado su calidad de vida tras el accidente y cualquier otra evidencia que pueda ser útil para demostrar las lesiones y la culpa.

Cuide sus Palabras

Es entendible que apenas ocurrido un accidente ambas partes estén agitadas y estresadas debido a lo que acaba de pasar. Incluso los accidentes menores pueden ser aterradores para todas las partes involucradas.

Por esto, puede resultar fácil hacer declaraciones que al principio parecen inofensivas, pero que en realidad pueden afectar negativamente la oportunidad de una persona de demostrar que la otra parte es culpable. Incluso un simple “lo siento” puede ser visto como una admisión de culpa. No haga ninguna declaración ante el otro conductor, otro testigo o la policía que pudiera ser considerada una admisión de responsabilidad. Apéguese a los hechos de lo ocurrido y no haga ninguna declaración que pudiera incriminar a cualquier persona involucrada.

Lo mismo aplica a la hora de hablar con las compañías aseguradoras. Si la otra parte es la culpable, es común que el proveedor de seguro de ésta intente hacer que la persona no culpable asuma alguna parte de la culpa. No caiga en este truco y, si es posible, pida que un abogado esté presente cuando hable con la compañía aseguradora.

División de la Culpa

El estado de Texas se rige por la regla de la negligencia comparativa. Esto significa que la culpa es dividida de forma proporcional entre las partes según el porcentaje de negligencia que sus acciones tuvieron en el accidente.

La negligencia comparativa toma en cuenta lo que pasó y lo que cada conductor hizo cuando el accidente ocurrió. Una fórmula determina el porcentaje de culpa que tuvo cada parte en la causa del accidente y en base a ello el monto que la persona demandante puede recibir con relación al accidente se reduce en el monto correspondiente a su cuota de culpabilidad.

Texas sigue la llamada negligencia comparativa modificada, también conocida como la regla del 51 por ciento, que se basa en que si uno de los conductores tuvo más del 50 por ciento de la culpa del accidente, él o ella tendrá prohibido solicitar una indemnización. Si los conductores tuvieron igual cantidad de culpa, cada conductor podrá cobrarle al otro, pero solo 50 por ciento de la indemnización total exigida. Una vez que la proporción de culpa de alguno de los conductores excede el 50 por ciento, este no podrá pedir ninguna compensación.

Contáctenos Hoy

Los abogados de Herrman & Herrman tienen más de 70 años de experiencia legal conjunta representando a residentes de Texas en casos de lesiones. Contacte hoy a nuestra oficina para una consulta inicial gratuita y una evaluación de su caso. Llame hoy a Herrman & Herrman al número (361) 792-3669.

About the Author

LIVE CHAT